Recuperan en España una caja fuerte romana de hace unos 1 700 años


Por Alev Pinbell

Un arca ferrata romana del siglo IV d. C., considerada como una especie de caja fuerte para guardar joyas y objetos preciosos, ha sido recuperada en la Casa del Mitreo de Mérida, en España. durante unas excavaciones, lo que representa el hallazgo más excepcional realizado en los últimos años en la ciudad debido a su singularidad y estado de conservación.

De acuerdo con el Consorcio de la Ciudad Monumental de Mérida, la antigua Emérita Augusta, los restos de este mueble se localizaron en 1994 durante una campaña de excavaciones arqueológicas en esta vivienda, concretamente en una de las habitaciones del edificio, que ese siglo sufrió un incendio.

Para aquel entonces, se decidió dejar el arca y otros objetos hallados en su sitio y se hizo una labor de consolidación a fin de que no se degradaran.

A partir de 2017, como parte del proyecto integral de restauración y consolidación de la Casa del Mitreo, acometido por el Consorcio de la Ciudad Monumental, se procedió a retomar tanto la excavación completa y definitiva de esta sala como la consolidación de los elementos, pinturas y estucos que permanecían in situ.

También se delimitaron de una manera definitiva los objetos y muebles, y se resolvió la intervención para la extracción, restauración y consolidación del arca ferrata.

 

También sucedió: Descubren en Egipto la que podría ser la cervecería más antigua del mundo

 

Una caja fuerte para cuidar tesoros

El arca es un mueble de madera, hierro y bronce, una especie de baúl para almacenar objetos, vestimentas y, sobre todo, caudales, joyas y otros objetos preciosos.

Generalmente, estas cajas se colocaban en la sala de recepción donde el dueño de la vivienda recibía a sus visitantes y, para evitar su robo, se anclaban a la pared o bien al suelo mediante clavos o vástagos de hierro.

La importancia de este hallazgo radica principalmente en que se trata de uno de los objetos "más excepcionales" localizados y documentados en los últimos años en el panorama arqueológico local, no sólo por su estado de conservación (desmontada aunque completa), sino por la singularidad de estos objetos en el contexto no sólo emeritense sino del Imperio.

Esta pieza ocupa una extensión, debido a su deformación provocada por el incendio, de tres por un metro y medio.

Las restauradoras y el equipo de Conservación del Consorcio han conseguido, mediante la técnica del "bloque", consolidar sus restos para evitar la oxidación de los metales y el deterioro de las zonas carbonizadas por el incendio del siglo IV d.C.

Por último, se ha levantado con una parrilla para su conservación y traslado al Instituto de Patrimonio Cultural de España (IPCE) del Ministerio de Cultura y Deporte, una prestigiosa institución pública que será la encargada de su estudio completo para su restauración, recuperación y disfrute público.

Fuente: EFE

 

Imágenes ilustrativas / Getty Images


-




 
 
 

Relacionados y de interés

 
...

...

...

...

 


x
Utilizamos Cookies propias y de terceros para mostrar publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si lo deseas acepta su uso y disfruta de WTT. Puedes consultar nuestras Políticas de Privacidad. Saber mas sobre Cookies??? ¡Acepto! Salir del sitio