Estas babosas puede regenerar su cuerpo entero a partir de su cabeza tras decapitarse


Por Alev Pinbell

Dos especies de babosas marinas, la Elysia cf. marginata y Elysia atroviridis, pueden seccionar su cabeza y a partir de ella regenar un cuerpo completamente nuevo, según un artículo publicado en la revista 'Current Biology'. El equipo de científicos japoneses que llevó a cabo el estudio describe la regeneración completa de todo el cuerpo autoamputado en las babosas marinas, una increíble hazaña de autotomía o autoamputación. La rara condición de los moluscos fue descubierta por casualidad en el laboratorio de Yoichi Yusa en la Universidad de Nara, Japón. Durante una inspección rutinaria, la bióloga Sayaka Mitoh notó que la cabeza de un nudibranquio se separó del cuerpo y continuaba moviéndose.

"Nos sorprendió ver que la cabeza se movía justo después de la autotomía", confiesa Mitoh en un comunicado del grupo editorial Cell Press.

Tras descubrir que esta babosa se había autoamputado el cuerpo, el equipo se dedicó a investigar por qué y cómo lo había hecho. Durante el estudio trataron de autoinducir a las babosas para que se autodecapitasen, imitando el tipo de mordiscos superficiales que haría un depredador marino sobre una babosa en su habitat natural.

Los investigadores también ataron un hilo de nailon en el punto donde la cabeza de la babosa se une con su cuerpo, o al menos donde parecía que la babosa podría tener esa división cabeza-cuerpo.

En una grabación hecha por los científicos poco después de la autoamputación del cuerpo, se puede ver que la cabeza se desplaza rápidamente alrededor del resto del organismo. Al acercarse al cuerpo y tocarlo, este también se mueve reflexivamente. Reacciona a estímulos durante varios días o incluso meses, determinaron los investigadores.

Todavía más asombrosa fue la capacidad de las babosas jóvenes de regenerar todo su cuerpo en menos de tres semanas.

"Pensábamos que moriría pronto, al estar sin corazón ni otros órganos importantes, y nos sorprendió nuevamente descubrir que regeneraba todo el cuerpo", indica Mitoh. En cuanto a cómo logran restablecer todos los órganos vitales, sugiere que usan una especie de células madre. Asimismo, indica que las cabezas podrían prolongar su vida gracias a la incorporación de cloroplastos de algas devoradas, característica única de la 'Elysia f. marginata'.

 

También sucedió: El perro europeo nació hace aproximadamente 15 000 años, según nuevo estudio

 

De momento, no se conoce las verdaderas causas de este mecanismo de autonomía voluntaria, el grupo de científicos pudo conseguirlo en todos los individuos salvo uno. Una posible explicación planteada por el equipo de Mitoh es que la Elysia atroviridis podría recurrir en su habitat a la autotomía porque esta babosa está repleta habitualmente de parásitos planctónicos; tal vez, decide abandonar un cuerpo repleto de parásitos y hacer crecer uno nuevo, como solución al problema. Además, los investigadores descubrieron que las babosas podían pasar días sin sus corazones (ubicados en el cuerpo, justo debajo de la línea de de ruptura) y, en el transcurso de un par de semanas, los nuevos cuerpos habían recuperado casi su tamaño anterior. En el documento, el equipo defendió que las babosas podrían arreglárselas sin sus cuerpos sobreviviendo únicamente con sus capacidades fotosintéticas.

“Aunque vivir unos días sin corazón pueda parecer imposible desde nuestra perspectiva humana, estos animales respiran realmente a través de la piel y carecen por completo de branquias”, dijo Elise Laetz, experta en fotosíntesis de babosas marinas en la Universidad de Groningen, y que no ha participado en el estudio. “No me sorprende que puedan aguantar una semana sin un corazón que bombee hemolinfa oxigenada (el equivalente a la sangre de los invertebrados) por sus cuerpos mientras regeneran uno nuevo”.

“Los cloroplastos se almacenan en la glándula digestiva de las babosas, que está muy ramificada y que se encuentra principalmente en el cuerpo de la mayoría de especies de sacoglosos. Cuando la babosa autotomiza su cuerpo, desecha la mayoría de sus cloroplastos y, por lo tanto, la mayor parte de la energía que podría obtener de esos cloroplastos ”, dijo Laetz. “Creo que es más probable que la babosa alimente la regeneración alimentándose directamente después de que autotomice su cuerpo, como observaron los autores”.

Aún deben ralizarse más estudios para determinar cómo estas pequeñas babosas logran sobrevivir sin la ayuda de la mayor parte de su cuerpo.

 

Imágenes superiores: Elysia f. marginata / Sayaka Mitoh

 

 

 


Imagen inferior: otro individuo de las sacoglossas / Rickard Zerpe

-




 
 
 

Relacionados y de interés

 
La OMS informa que la variante india de COVID-19 ha sido detectada en al menos 17 países

La denominada variante india del coronavirus se ha detectado en "al menos 17 países", anunció este martes la Organización Mundial de la Salud

Hallan el fósil de un organismo que da pistas sobre la evolución de los primeros animales

Un grupo de científicos dirigido por la Universidad de Sheffield (Reino Unido) y el Boston College (EE.UU.), ha encontrado un microfósil en el fiordo de Torridon, en Escoci...

Estudio: existen estrellas de antimateria escondidas en la Vía Láctea

Un reciente estudio basado en 10 años de datos del telescopio Fermi asegura que existen estrellas que no están hechas de la misma materia que el resto del universo...

Descubren una molécula clave para encontrar vida en otros planetas

Un equipo internacional de astrónomos ha descubierto una molécula que podría ser la clave para encontrar una "segunda Tierra". La investigación fue publicada el martes, seg...

 


x
Utilizamos Cookies propias y de terceros para mostrar publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si lo deseas acepta su uso y disfruta de WTT. Puedes consultar nuestras Políticas de Privacidad. Saber mas sobre Cookies??? ¡Acepto! Salir del sitio