Encuentran una abeja australiana que se creía extinta hace 100 años


Por Alev Pinbell

En 1923 fue vista por última vez un ejemplar de la abeja embozada australiana. Ahora, casi un siglo después, los científicos han logrado avistar otro ejemplar de esta especie. En total, se han encontrado solo seis abejas de este tipo. 

Este insecto pertenece a la especie de abeja silvestre (Pharohylaeus lactiferus) y su nombre deriva de sus segmentos abdominales, que recuerda a los pliegues de una capa. Aunque se hayan encontrado apenas seis ejemplares, los científicos afirman que esto no es inusual, ya que se trata de una especie solitaria que no anida en enormes colmenas como las abejas domésticas de las que extraemos la miel. Sin embargo, en general, no es una buena noticia, considerando los 225 lugares -que podían ser un hábitat válido para la especie- que fueron registrados minuciosamente por los entomólogos de la Universidad Flinders, en Australia.

La búsqueda era un intento desesperado por hallar algún ejemplar de esta rara especie antes de darla defnitivamente por extinta. Para la búsqueda, el entomólogo James Dorey, uno de los autores del estudio recién publicado en Journal of Hymenoptera Research, recorrió todos los enclaves conocidos con dos tipos muy concretos de plantas: el árbol rueda de fuego (Stenocarpus sinuatus), y el árbol de fuego Illawarra.

 

También sucedió: Las crías de Tiranosaurio rex redujeron la diversidad de dinosaurios

 

Ambas especies de árbol producen unas flores rojas que son el alimento favorito de la abeja embozada australiana. Todos los ejemplares hallados por los investigadores han aparecido a menos de 200 metros de los árboles de esas dos especies.

De hecho, esa preferencia exclusiva de la abeja hacia estos dos tipos de plantas casi condena a la especie a la extinción. Esto tiene una razón de ser: al ser colonizada Australia por los europeos el país ha perdido desde entonces el 40 % de su masa forestal, y tanto los árboles rueda de fuego como los Illawarra son mucho menos comunes ahora que hace cien años. La disminución del hábitat hace que los pocos ejemplares de abeja embozada australiana que aún queda tengan menos probabilidades de encontrar a otros miembros de su propia especie. Además, la especie es muy sensible a los incendios, en una región que es muy propensa a estos cada verano. 

Por supuesto, el hallazgo no deja de ser esperanzador. El estudio no ha pasado por las zonas de selva más densa en las que los árboles que alimentan a esta especie ofrecen sus flores a decenas de metros sobre el suelo. La razón de haber pasado por alto estos emplazamientos es porque son muy difíciles de estudiar, pero puede que haya más colonias de abeja embozada en ellos. Por ahora, los científicos han eliminado a esta abeja de la lista de animales extintos. Pero hasta que no se tenga una idea de la amenaza real que sufre este ejemplar y de cuántos ejemplares quedan, podría regresar nuevamente a la lista, y lo que es peor, la pérdida de la abeja embozada sería especialmente trágica porque es la única representante del género Pharohylaeus

 

Imágenes superiores / James Dorey/Flinders University

Imagen inferior ilustrativa / Pixabay


-




 
 
 

Relacionados y de interés

 
La OMS informa que la variante india de COVID-19 ha sido detectada en al menos 17 países

La denominada variante india del coronavirus se ha detectado en "al menos 17 países", anunció este martes la Organización Mundial de la Salud

Hallan el fósil de un organismo que da pistas sobre la evolución de los primeros animales

Un grupo de científicos dirigido por la Universidad de Sheffield (Reino Unido) y el Boston College (EE.UU.), ha encontrado un microfósil en el fiordo de Torridon, en Escoci...

Estudio: existen estrellas de antimateria escondidas en la Vía Láctea

Un reciente estudio basado en 10 años de datos del telescopio Fermi asegura que existen estrellas que no están hechas de la misma materia que el resto del universo...

Descubren una molécula clave para encontrar vida en otros planetas

Un equipo internacional de astrónomos ha descubierto una molécula que podría ser la clave para encontrar una "segunda Tierra". La investigación fue publicada el martes, seg...

 


x
Utilizamos Cookies propias y de terceros para mostrar publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si lo deseas acepta su uso y disfruta de WTT. Puedes consultar nuestras Políticas de Privacidad. Saber mas sobre Cookies??? ¡Acepto! Salir del sitio