Este es el cuadro más robado de la historia


Por Alev Pinbell

El cuadro más robado del mundo es 'El Altar de Ghent', una pintura flamenca del siglo XV con una extraña oveja de rostro humano. Fueron sus autores los hermanos Hubert Jan Van Eyck quienes lo comenzaron a mediados de la década de 1420 y lo completaron en 1432. 

La historia alrededor de esta pintura es tan célebre como la representación misma, ya que ha sido robada en diferentes ocasiones. 

El primer robo ocurrió cuando el mismísimo Napoléon Bonaparte lo tomó como botín de guerra, pero la obra fue devuelta en 1815 tras su derrota en Waterloo

Posteriormente, durante la Primera Guerra Mundial, los alemanes se lo llevaron, sin embargo, tuvieron que devolverlo como parte del tratado de Versalles al término del conflicto.

Pero el robo de 1934 dio origen a un misterio que aún en nuestros días sigue sin resolverse. 

En ese entonces, desapareció uno de los paneles de este políptico (una obra pictórica separada en varias secciones que a menudo se despliegan). La policía belga recibió varias notas de rescate pidiendo un millón de francos. Además, un restaurador, Jef Van Der Veken, se afanaba en pintar una réplica para sustituir al original.

Se creyó por mucho tiempo que el propio restauradore era el autor del crimen. Como no recibió el rescate que exigía, Van Der Veken simplemente pintó su copia encima del original y este se devolvió a la catedral de Ghent. 

Pero el caso no se había resuelto. 

¿Qué sucedió?

Hitler se obsesionó con el cuadro y en 1940 intentó apoderarse de él cuando los nazis invadieron Bélgica, sin embargo, las autoridades belgas decidieron enviar la obra a Francia. No salió como esperaban, porque los nazis la interceptaron y la guardaron, junto a miles de otras obras robadas, en la mina de sal de Altaussee, en Austria. Cómo recuperaron las obras robadas por el ejército de Hitler es una historia con tintes épicos (incluso hay una película inspirada en este hecho) porque incluye a un comendo aliado llamado The Monuments Men que estaba especializado precisamente en recuperar obras de arte. 

Tras estos sucesos, nada extraordinario volvió a estar relacionado con la famosa obra, hasta 2019, cuando su restauración reveló que la oveja que aparece en uno de los paneles tiene una cara sorprendentemente humana y en absoluto realista. La restauración también reveló un dato inquietante: Van Der Veken no había pintado su copia sobre el original como se creía. Era inocente y su copia era simplemente eso, una copia.


Y continuó complicándose más...

Al morir un tratante de arte se reveló una carta de rescate que no fue enviada a la policía. En ella se decía que la obra estaba oculta en un lugar donde nadie podría llevársela sin despertar la atención del público. Desde entonces, el caso de la obra está abierto para la policía de Bélgica, e incluso, se ha llegado a analizar el ADN de presente en la saliva de los sobres en los que llegaron las notas de rescate. Aunque en vano. El panel original sigue desaparecido y forma parte de los grandes misterios de la pintura. 

Imagen principal: National Archives and Records Administration 

-




 
 
 

Relacionados y de interés

 
...

...

...

...

 


x
Utilizamos Cookies propias y de terceros para mostrar publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si lo deseas acepta su uso y disfruta de WTT. Puedes consultar nuestras Políticas de Privacidad. Saber mas sobre Cookies??? ¡Acepto! Salir del sitio